"Han hecho una navegación difícil y perversa, pero precisa"

La etapa más difícil en lo que va de Dakar, la quinta, tuvo una victoria con sabor español. De Villiers, el veterano piloto de Toyota, salió triunfante entre el caos gracias a la labor de quien va sentado a su derecha, Álex Haro (40 años). Mientras Sainz se desesperaba y otros muchos perdían una minutada, ellos dieron con el buen camino para ganar en uno de esos días que siempre se recuerdan: "Estoy muy orgulloso de conseguirlo. Ese lío del principio no era una cosa obvia, no tenías que dejarte llevar por las huellas y sí seguir el roadbook, pero hasta que coges la dinámica, cuesta".

Sí, ellos también han sufrido con la navegación, aunque han encontrado la forma de sobreponerse, y AS se sienta con el copiloto catalán en el vivac de Hail para saber cómo. "Veníamos de unos días difíciles y supimos saber qué estaba pasando. Vimos que teníamos que sentarnos y analizarlo porque siempre habíamos ido bien y no sabíamos qué nos pasaba. Hemos encontrado unas claves y nos funcionaron, y eso es lo que me dio satisfacción, darle la vuelta a la situación y ver que somos capaces de hacerlo", cuenta satisfecho.

Está de acuerdo en lo que opina todo el mundo en el campamento, que "han hecho una navegación complicada y perversa", pero también "precisa": "Buscan reducir la velocidad, porque si vas muy rápido es muy difícil. Nosotros también tuvimos este problema con Giniel: llegábamos a los cruces y no los cogíamos bien por ir demasiado rápido. Hay que saber frenarse, anticiparse. A mí me gusta, no considero que estén haciendo algo excepcional que no se ha haya hecho otros años, si no que tiene ese punto de dificultad que lo tienes que buscar y hay que ser muy preciso".

Eso sí, para que funcione bien, "es muy importante que el roadbook esté bien hecho, al 100%, porque hasta ahora ha habido dos notas que no se han detallado bien": "Ahí fue donde hemos tenido problemas casi todos. Faltaba información, hicieron una modificación y no pusieron el rumbo, y como no te lo puedes preparar... No sé si está hecho adrede y hemos pedido que no puede ser que algo así no esté, porque si no es una lotería. En un sitio había tres cañones y no indicaba por dónde meterte, entonces tiras la moneda y donde salga".

En eso sí que coincide con las críticas de Sainz, en que hay momentos que la carrera se vuelve una lotería, pero no comparte su opinión de que sea un Dakar de copilotos: "No, lo que pasa es que es un rally de equipo, hay que entender que esto es un equipo. Hay momentos que parece que sea solo de pilotos, a veces se habla solo de ellos, pero esto es un equipo. La filosofía no es que sea de esto o de lo otro, un piloto no funciona sin un buen copiloto y viceversa. En el coche están dos, si no no sería el Dakar, si no tienes que ir a hacer circuitos...".

Se lleva bien con el nuevo 'roadbook'

"Me he adaptado bien", asegura sobre su adaptación al nuevo roadbook electrónico, aunque admite que "te cambia la manera de trabajar": "Antes tenía vida, personalidad, en cada página podías ver cosas y llevábamos muchos años con él, ahora es algo que va corriendo en la pantalla, que en los baches te mueves con él... Se hace un poco más difícil, es verdad, pero vivimos con las pantallas. Me gusta porque también facilita la vida al organizador, que puede mandar modificaciones hasta el último momento. Es lo que nos toca, de hecho, ya el papel no lo quiero ni ver (ríe)".

"Corrí en Andalucía en un side by side para ir adaptándome a los nuevos automatismos, pero ya no pienso en ello. Hemos dado un paso para adaptarnos a eso", comenta, por lo que ya ha superado el proceso de aprendizaje y ahora lo difícil es otra cosa: "Donde más estamos sufriendo, aunque no sé si esa es la palabra, es al recibir el roadbook por la mañana 15 minutos antes de la etapa y con una navegación tan difícil. Antes, cuando podías prepararlo, preveías muchas cosas, ahora no, y cuando llegas a una zona complicada, dudas".

« LOS ÁNGELES -- Pese a una salud cada vez más frágil, Tommy Lasorda atestiguó contento, desde una suite del Globe Life Field en Texas, el momento en que los Dodgers de Los Ángeles ganaron el sexto juego de la Serie Mundial ante los Rays de Tampa Bay. Rode - Los Seattle Supersonics, ¿cada vez más cerca de volver a la NBA? »

Ingresar al Sistema
Bienvenido:

Twitter
Calculadora
Consultar Ticket